Detrás de cada persona con un cartel pidiendo, hay una persona con nombres, apellidos, historias y sueños…. que por una serie de circunstancias ha llegado a una situación que nunca quiso. Es más que un problema de género.

Reducir el enorme problema de LAS PERSONAS SIN HOGAR a un número sin más datos y sugerir que “estás en la calle seguramente porque eres hombre y nadie te quiere ayudar por ello” es reduccionista, erróneo y solo pretende continuar con a moda de la “lucha de sexos” que ahora hay en Internet. ¿Qué mejor manera de seguir avivando la polémica con estos carteles tan fácilmente publicarles? El problema es que aparte de dar una visión errónea del Sinhogarismo, se pasa por alto todos los problemas estructurales, personales y políticos que hay detrás de éste colectivo tan vulnerable como complejo…

(También queremos hacer notar que a pesar de la intención de hacer un cartel  sensiblero y emotivo… que los denomine “sin techo” es un error. Lo que hace esa expresión es adjetivar a una persona, como si fuera eso una cualidad de la persona, no una persona en una situación de calle que puede ser transitoria).

Contabilizar a TODAS LAS PERSONAS QUE HAY EN EL MUNDO SIN HOGAR es cuanto menos imposible porque depende de los gobiernos , a la importancia y la intención que éstos le dé. A demás los datos que hay son estimaciones aproximadas de la realidad.

Para acotar un poco, hablaremos de las personas sin hogar en países occidentalizados, y de gobiernos que hacen estadísticas y estudios sobre esto para basar esta parte de la entrada en datos, no solo en opiniones. Como dice la Fundación RAIS es muy difícil conocer la realidad de éste colectivo a causa de los PREJUICIOS, falsos mitos, estigmas… que siempre les ha acompañado.

 

Muchas pueden ser las causas para forzar a una persona  a vivir en las calle

 

Por lo que con todo ello reducir todo a lo que dice el cartel es un poco manipulador.

Antes de seguir, vamos a aclarar el concepto de Persona Sin Hogar  según FEANTSA:personas que no pueden acceder o conservar un alojamiento adecuado, adaptado a su situación personal, permanente y que proporcione un marco estable de convivencia, ya sea por razones económicas u otras barreras sociales, o bien porque presentan dificultades personales para llevar una vida autónoma. Por la tipología ETHOS se clasifican las distintas categorías de la exclusión residencial (Sin techo, Sin vivienda, Vivienda Insegura y Vivienda Inadecuada)

 

Navengando por Internet, creemos haber encontrado la fuente de dicho cartel:   http://www.pobrezamundial.com/gente-sin-hogar/ : ” Según otros  datos, la mayoría de los indigentes son de sexo masculino, de hecho más de un 80% de la población de indigentes total en el mundo son hombres, con una edad promedio es de 38 años. 

Lo que pasa que sacando frases de contexto, puede dar lugar a falsas ideas.

Según datos publicados en 2005 por Naciones Unidas, se estima que cerca de 100 millones de personas a nivel mundial no tienen hogar. Este fenómeno lejos de ir desapareciendo va en ascenso, muchas pueden ser las causas para forzar a una persona  a vivir en las calles y caso contrario a lo que podría esperarse,  solo un 10% de estas personas que han llegado  a este tipo de vida ha sido  causado por la adicción a algún tipo de droga. Según algunos psicólogos y expertos en el tema, la mayoría de las personas sin hogar han sido empujadas  a este tipo de vida debido a rupturas familiares, la pérdida de un trabajo o entrada fija de ingresos, todos estos factores son estresantes que de una u otra manera pueden haber forzado a que una persona decida abandonar una vida tal y como la conoce y luego verse forzada a vivir en las calles”

¿A dónde queremos llegar con esto?

Primero que es un informe de hace más de 10 años...teniendo en cuenta la crisis económica mundial que tenemos seguramente se haya multiplicado el número de personas sin hogar para empezar.

La mayoría sean hombres que duermen la calle no quiere decir que sea la misma población que sea sin hogar… (ver tipología ETHOS) . Existen recursos para éste colectivo con el fin de ser un inicio para volver a tener una vida normalizada que son totalmente insuficientes para dar  respuesta a todos… además para salir de esta situación hay que tratar otros temas como son: desarraigo, adicciones, falta de apoyo social, problemas mentales , falta de habilidades sociales… Por lo que hay más personas sin hogar que la que nos encontramos en las calles.
La mujer para los servicios de protección y las políticas sociales ya es de por sí un colectivo de vulnerabilidad o de riesgo Por lo que si se añade que se quedan en la calle, se les prioriza. Habrá voces que digan…”ah!! Recursos para ellas!! Todo para ellas!! “En lugar de pensar…” solo por nacer con vagina ya entras dentro de persona vulnerable… ¿no es lógico y justo que si se duplica el riesgo se activen otros recursos?  Pero… ¿Por qué? ¿Qué puede pasar para que eso ocurra?

Para analizar esto hay que pensar cómo una persona llega a esta situación.

Según la fundación de personas sin hogar ARRELS de Barcelona “ Ante situaciones difíciles las mujeres resisten más que los hombres. Pueden pasar años en los que la situación se degrada, los recursos personales y sociales se acaban y se llega a la calle. En este proceso, los hombres flaquean antes y las mujeres agotan todos los recursos que podamos imaginar para acceder a un techo. Por eso hay menos mujeres en la calle y las que llegan lo hacen en peor situación que los hombres, física y mentalmente.

Suelen ser mujeres solas sin cargas familiares que por el camino no tenían cabida en recursos para familias monoparentales con hijos o centros para víctimas de violencia. Sin embargo, proporcionalmente tienen una presencia superior en los equipamientos para personas sin hogar que en la calle porque tienen más cuidado que los hombres de su seguridad personal.

La mujer acostumbra a tener más recursos que el hombre para pedir ayuda a familiares y amigos. Por razones culturales, los hombres son más cerrados y les cuesta más verbalizar los problemas. Sin embargo, aunque el número de hombres en la calle supera al de mujeres, las que acaban viviendo al raso están en peores condiciones mentales que los hombres y en muchos casos no se visualiza esta situación porque malviven de la prostitución.”

 

 (…)Por eso hay menos mujeres en la calle y las que llegan lo hacen en peor situación que los hombres, física y mentalmente.

Queremos añadir un pequeño fragmento de la Asociación Realidades sobre mujeres sin hogar y violencia de género:

“Estando en esta situación y frente a situaciones de un nivel alto de frustración, salta el resorte de la diferenciación de género, y se reflejan las desiguales relaciones de poder entre los sexos y sus roles, que caracterizan a toda la sociedad. Y es cuando la mujer sin hogar sufre esta violencia por ser mujer, y la sufre en la calle por hombres de la calle, y la sufrió antes de estar en la calle por hombres de su familia. El hombre que recurre a la violencia lo hace para ejercer el poder y cuando lo ejerce sobre una mujer sin hogar se siente aun más legitimado porque está ante una mujer fracasada , débil. Es importante decir que en la cuestión de la violencia de género no existe excesiva diferencia entre las personas sin hogar y el resto. Sí, en los matices. Pero no en el fondo y las consecuencias. Lorente Acosta plantea que para la sociedad es útil y fácil pensar que “la agresión a la mujer es un problema de los marginados que son tan poso civilizados o pierden con tanta facilidad el control, que resuelven sus problemas a golpes, sin respetar, si quiera, a sus esposas y madres de sus hijos. En cambio, nosotros los elegidos, los que hacemos sociedad diciendo lo que está bien y lo que está mal, nosotros, no hacemos este tipo de cosas…”. (LORENTE, 2001). Significar que el 75% de las mujeres sin hogar han sufrido violencia de género antes de estar en esta situación.“http://asociacionrealidades.org/wp-content/uploads/2014/07/MUJERES-SIN-HOGAR-Y-LA-VIOLENCIA-DE-G%C3%89NERO.pdf

 

La violencia y la vulnerabilidad que sufre una mujer en la calle es mucho más elevada que a la de los hombres. Están más expuestas a violaciones, agresiones sexuales, intimidación, trata…. Por lo que es lícito que como colectivo vulnerable, de la misma manera que para las personas con alguna diversidad funcional están más protegidas por ejemplo, laboralmente, se intente protegerlas más.

No es menoscabar la dignidad del hombre, es reducir el impacto de una persona que en una situación similar acabe mucho peor. Porque los recursos para personas sin hogar y la forma de entrar son los mismos para todos, luego se adaptan a cada persona.

 

LA VÍA DE ACCESO Y LA FORMA

DE AYUDA A TRAVÉS DE LOS RECURSOS ESPECIALIZADOS Y PRIMARIOS

SON LOS MISMOS PARA TODAS/OS

 

Por ejemplo en España toda persona sin importar sexo, raza o nacionalidad puede ir a servicios sociales a solicitar ayuda.  La vía de acceso y la forma de ayuda a través de los recursos especializados y primarios son los mismos para todas/os(adaptándose a cada persona por el principio de individualidad) . Para cada recurso hay unos requisitos, y aunque es verdad que en plazas de recursos para personas sin hogar hay a veces un pequeño número reservado para mujeres a causa de las razones comentadas a lo largo de la entrada, si están llenas sus plazas, tienen que estar en la lista de espera para poder acceder… y desgraciadamente esto es la  situación común a causa de los recursos insuficientes.

Pero no vamos a ser tan ilusos como para pensar que todo es perfecto. En España por la tendencia a la reducción de la financiación del área social, este tipo de ayudas se ven minimizadas, bajando la calidad, aumentando el estrés de los profesionales que lo llevan, y no así es imposible que se abarque a todas las personas en situación de calle.

Intentar que ésta problemática sea cómplice y partícipe de intentos de menoscabo de la lucha feminista que busca igualdad y equidad es cuanto menos manipulación.

 

 

 

 

 

2 Comments

  1. ricardo dice:

    El 90% de las personas sin hogar son varones, así como el ¿ 100% ? de quienes mueren de frío en las calles .Superar las miopes “perspectivas de género” actuales, parece un imperativo si se quisiera abordar seriamente la extrema pobreza y dolor humanos, que afectan casi siempre, de manera estructural y abrumadoramente diferencial , a hombres más que a mujeres(son 80 o 90 % de los suicidas, 90% de los encarcelados, 90% de las víctimas de la violencia, son mayoría absoluta en los municipios más pobres , son minoría en los más ricos, etc.).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *