El Feminismo es un movimiento relativamente nuevo. Pero siempre ha existido, aunque no se definiese así, cuando una mujer plantó cara o se hizo preguntas sobre su rol en el mundo a causa de haber nacido con vagina. Cuando una mujer se preguntaba por qué solo valía si podía dar o no hijos, ahí había una pequeña semilla feminista. O cuando arrugaba el ceño preguntándose por qué no podía manejar sus propios asuntos si no quería pedir permiso a su padre o marido.

Pero vamos a hacer un pequeño resumen según varias fuentes (Feminismo para principiantes de Nuria Varela, web de Mujeres en Red, y otros retazos de libros y webs feministas) consultadas para hablar de la historia oficial del Feminismo.

ANTECENTES

Las mujeres han participado en grandes acontecimientos revolucionarios como el Renacimiento, La revolución francesa, la socialista… pero al final, esas revoluciones eran para los hombres, dando palmaditas de agradecimiento, acompañándolas de nuevo a las cocinas para que les hicieran el estofado y para que cuidaran a sus hijas/os…Que era donde debían de estar. Antes de eso también, en el S XIII hay una idea feminista cuando Guillermine de Bohemia plantea crear una iglesia de Mujeres (¡herejía!) o con las brujas, curanderas o predicadoras de aquellos tumultuosos siglos pasados.

La revolución francesa es la primera bofetada directa al feminismo, cuando las francesas tras ver rodar las cabezas del gobernante, al grito de “Liberté, légalité, fraternité”, y pensando que esos tres principios también se les aplicaría, sus compañeros varones, les dijeron “gracias por participar hermosas, pero esto no era para vosotras”. Lucharon codo con codo junto a sus compañeros, ganando juntos la revolución… pero se deshicieron de ellas relegándolas de nuevo al papel pasivo del hogar, sin darles los principios que también se merecían.

Como dice Ana de Miguel “Las  mujeres de la Revolución Francesa observaron con estupor cómo el nuevo estado revolucionario no encontraba contradicción alguna en pregonar a los cuatro vientos la igualdad universal…. pero dejando sin derechos civiles y políticos a todas las mujeres “

Esto junto a la Ilustración, alumbrará un feminismo inexperto y lleno de ilusiones …pero también su primera derrota.

 

 

“Las  mujeres de la Revolución Francesa observaron con estupor cómo el nuevo estado revolucionario no encontraba contradicción alguna en pregonar a los cuatro vientos la igualdad universal…. pero dejando sin derechos civiles y políticos a todas las mujeres “

 

 

 PRIMERA OLA

Fue un nacimiento muy abrupto, pero empezó a extender el germen de la revolución feminista.

¿Qué querían y pedían esas mujeres del Siglo XVIII?

Olimpia Gouges en 1771 en su “Declaración de Derechos de la Mujer y la Ciudadana”, afirmaba que los derechos naturales de la mujer están limitados por la tiranía del hombre, situación que debe de de ser reformada según las leyes de la naturaleza y la razón” … razón por la cual la guillotinaron. La ilustración no quería mujeres con razón.

Años más tarde, Mary Wollstonecraft en 1791 escribe “Vindicación de los Derechos de la Mujer”, planteando radicalidades como igualdad de derechos civiles, políticos, laborales, educativos, derecho al divorcio y a la libre decisión, que era fundamentalmente lo que querían. También reflexionar sobre la necesidad de protección de los intereses personales y económicos de la mujer en el matrimonio y familia, planteamientos recogidos en El Cuaderno de Quejas y Reclamaciones (anónima Madame. B.B.). Estos cuadernos no fueron tomados en cuenta en la Asamblea Nacional de 1789 que proclamaba la Declaración de los derechos del hombre y el ciudadano.

Grandes filósofos de la época no veían con buenos ojos esas pensadoras que habían decidido que su opinión merecía ser escuchada. Rousseau, teórico de la ilustración y estudiado por todos en bachillerato, quería desenmascarar cualquier poder ilegitimo y distribuir el poder igualitariamente…con la sujeción y exclusión de la mujer, que era deseable. (¿A alguien se lo mencionaron en clase? porque a nosotras no.)

Tras este inicio del debate feminista ilustrado, el poder masculino de la época reaccionó negativamente. En 1873 las mujeres son excluidas de los derechos políticos, no pueden reunirse en la calle más de cinco mujeres, a Olimpia de Gouges la guillotinan, muchas mujeres son encarceladas y se les prohíbe asistir a las asambleas políticas o exiliadas.

A demás, el Código de Napoleón imitado en Europa más tarde, conviene al matrimonio otra vez en un contrato desigual exigiendo la obediencia de la fémina, y solo concediéndola el divorcio si el hombre lleva a su amante a casa. El cuándo quiera, por supuesto. Su obediencia, respeto y abnegación son sus dogmas.

Pero las semillas estaban creciendo y las raíces de la injusticia estaban trepando por la sociedad europea de la época.

Sus objetivos sufragistas eran: Conseguir el voto femenino y entrar en las instituciones de la alta educación. (El locurón!!)

 

“La ilustración no quería mujeres con razón.”

 

 

SEGUNDA OLA

En la transición de la primera y segunda ola surgió la primera mártir del feminismo. Emily W. Davison, muerta tras lanzarse a la pista de una famosa prueba hípica donde la arrollaron.  Perdió la vida por querer que a la gente escuchara la necesidad del voto de las mujeres. Su funeral fue un gran Acto Feminista que dio más fuerza al movimiento.

Al tiempo que en Europa las mujeres seguían gritando sus reivindicaciones, en EEUU tampoco se quedaban mudas. Pero lo que les hizo salir de casa fue a la lucha contra la esclavitud. Ya que la opresión de los esclavos era muy parecida a la sufrida por las mujeres a lo largo de los siglos (y si ya eras mujer y esclava (y negra) ni os queremos contar).

El siglo XIX tiene la revolución francesa y el Manifiesto Comunista… pero también tenemos la Declaración de Séneca Falls o Declaración de Sentimientos. (queremos hacer un pequeño apunte a la ignorancia absoluta en la educación de ciertos documentos, autores o temas, en los que la mujer ha sido protagonista… pero ¿Quién escribe la historia?). Éste documento marcó un hito en el feminismo ya que fue el primer programa político feminista, aprobado por unanimidad y firmado por 68 mujeres y 32 hombres… lo firmaron todo menos la parte del voto femenino, que aún no, había otras cosas más importantes.

La lucha no cesaba, y las sufragistas hicieron gala de una enorme paciencia y constancia. Tuvieron 2 aliados, John Stuart Mill y el parlamentario Jacob Brigt “si los mítines carecen de efecto, si la expresión precisa y casi universal de la opinión, o tiene influencia ni en la Administración ni en el parlamento, inevitablemente las mujeres buscarán otros sistemas para asegurarse estos derechos que les son constantemente rehusados”. Y así fue, la lucha se endureció y se empezó a asaltar los mítines del parlamento, las reuniones y los actos…la policía no daba abasto para llamarlas exaltadas y malas mujeres (es el feminazi y hembrista de su época…) y meterlas en la cárcel. (Miles de mujeres feministas en un mismo cubículo unidas por las mismas ideas…maravillo hervidero de sororidad) El 28 de Mayo de 1917 fue aprobado el sufragio femenino por 364 votos a favor y 22 en contra, haciendo gala de la caballerosidad paternalista inglesa de la época, como agradecimiento de los trabajos prestados durante la Primera Guerra Mundial… donde las mujeres sustituyeron a los hombres que se tenían que alistar en el ejército.

En EEUU en 1868 se fundaron la Asociación Nacional pro Sufragio de la Mujer y la Asociación americana pro Sufragio de la Mujer (más conservadora en su revolución). En 1920 en EEUUU entró en vigor el voto femenino por fin.

Del movimiento sufragista, la política democrática le debe la palabra solidaridad, que sustituyó a fraternidad y la innovación de las formas de agitación pacífica que fueron madres del sindicalismo y el movimiento pro derechos civiles.

Con todo este movimiento, con además el tema de la esclavitud, también surgió otros debates feministas… ¿Qué pasaba con los derechos de las mujeres negras? (La doble descriminalización.) ¿Y los derechos de las mujeres obreras?

Todo esto se tiró por tierra en el periodo de Entreguerras, ya que se les acusaba de haberse alejado de los valores tradicionales, y con tanto sufrimiento ellas solo lo agrandaban. La lucha se quedó en Stand By hasta…

En España se consiguió el ansiado sufragio con la constitución de 1931, que duraría hasta la llegada del Franquismo, anulando todo tipo de democracia, y por lo tanto, del derecho al voto tanto masculino como femenino.

 

TERCERA OLA

Para hablar de la tercera ola, tenemos que hablar de Simone de Beauvoir, con su libro “El Segundo Sexo” en 1949. Regó de nuevo esas semillas feministas revolucionarias y volvieron a crecer. En su libro se plante a que no hay nada biológico que justifique los roles de género.

A partir de ahí se retoma de nuevo esa sensación de mal estar generalizada, y se le empieza a poner nombre y a exigir soluciones. Las mujeres no se quieren quedar con el rol que se le había impuesto tras la Segunda Guerra Mundial de Mujer y Esposa complaciente, sumisa, pasiva y abnegada. Quiere trabajar, quiere independencia, quiere divorciarse sin presiones, quiere controlar su maternidad, quiere salarios justos, quiere poder trabajar donde quiera, quiere dejar de tener un rol pasivo y ser dueña de sí misma.

Lo que se pretende es pulir las reivindicaciones de la segunda ola e ir más allá, aprendiendo de los errores y rescatando los logros. Pretende alejarse de la idea de feminidad estándar (es decir, mujer joven blanca, buen estatus, amante de su marido, abnegada de su familia, con el delantal y los tacones puestos.)

Es en esta Ola cuando se empieza a general mucha literatura, y se empieza a acelerar las aguas. Es cuando surgen las primeras corrientes dentro del movimiento feminista (los cuales en próximas entradas hablaremos de cada uno para mayor comprensión).: El feminismo radical (no, no busca la muerte al pene, busca cambiar de raíz el problema, ahí la palabra radical); El Feminismo de la diferencia, Feminismo Institucional, el Ecofeminismo y el Ciberfeminismo…, e incorpora componentes de la teoría queer, el antirracismo, teoría post colonial, visión positiva de la sexualidad….  Se debaten temas que van más allá de lo citado como es la prostitución, la pornografía, la orientación sexual …

 

“Lo que se pretende es pulir las reivindicaciones de la segunda ola e ir más allá, aprendiendo de los errores y rescatando los logros.”

 

 

Hay estudiosas/os que dicen que estamos en el inicio de la cuarta ola…otros que estamos aún en la tercera… pero lo que sí se puede asegurar que aún hay historia del feminismo para rato, que estamos viviendo esa historia en primera persona y nos enorgullece formar parte de él.

*En otra entrada hablaremos concretamente de la Historia del Feminismo en España.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *