Para empezar la sección de legislación en referencia al contenido de ésta web es necesario empezar por las Naciones Unidas y la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Las Naciones Unidas se crearon en 1495 para fomentar las relaciones de paz entre naciones (recordemos que es un siglo muy convulso con todas las guerras que hubo), buscar la cooperación y la resolución de conflictos, estimular el respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales, sin hacer distinción de raza, sexo o religión, y como punto para que se pueda llevar hacia delante todo esto.

Tres años más tarde, el 10 de diciembre de 1948, se firma dicha Declaración, y servirá como documento Marco para todos los Estados que lo firmen y ratifiquen. Es parte de la Carta Internacional de Derechos Humanos y marca un antes y un después en la historia de los derechos humanos. Es la primera vez que se recoge y reconoce los derechos y libertades que se tiene por el mero hecho de ser humano/a.

El problema es que no es un documento de obligado cumplimiento. Como el texto indica “es un ideal común” pero no tiene fuerza jurídica. Solo sirve como referencia, pero no vamos a quitarle mérito. Es la primera vez que a nivel universal (más o menos) se plantea recoger como valores universales algo que debería de ser básico y que todo el mundo tendría que tener asumido: “todos los seres humanos libres, iguales y con los mismos derechos, sea cual sea su nacionalidad, raza, condición social, sexo, religión”.

A pesar de que no tenga fuerza jurídica, su no cumplimiento sí que afecta y se puede reclamar a las Administraciones de los Estados que la hayan ratificado y firmado. De hecho, muchos Estados firmantes lo han introducido en constitución. España es un ejemplo de ello. Por lo que una vez firmado y ratificado, el Estado ha de modificar su legislación eliminando y modifican aquellos elementos en su ordenamiento jurídico que vaya en contra de la Declaración.

Ahora que estamos un poco en contexto de dicho documento sin precedentes, vamos a ponernos de nuevo las gafas moradas y vamos a analizarlo desde el punto de vista de género a medida que se va desplegando sus 30 artículos.

 

“Como el texto indica “es un ideal común” pero no tiene fuerza jurídica”

 

Preámbulo

Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana;

Considerando que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad, y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias;

Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión;

Considerando también esencial promover el desarrollo de relaciones amistosas entre las naciones;

Considerando que los pueblos de las Naciones Unidas han reafirmado en la Carta su fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana y en la igualdad de derechos de hombres y mujeres, y se han declarado resueltos a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad;

 (No nos vamos a poner muy quisquillosas porque hay que pensar un poco en el contexto social e histórico en el que se crea, pero poner un pequeño apunte en la parte de “derechos fundamentales del hombre y luego añadir “derechos de hombre y mujer”. Creo que se ve que saben lo que es el lenguaje de paridad, -hombre y mujer- y pueden mencionarlo cuando consideran oportuno… es curioso que en la primera parte se da por hecho que dentro de Hombre tiene que estar Mujer – para que recalarlo, todo el mundo sabe que cuando se dice los Hombres, incluye también Mujeres, aunque ellas en el mismo grupo sea mayoría, ya que es ofensivo decir Mujeres como palabra común cuando en el mismo grupo se dan ambos géneros.- pero luego se pone un pequeño apunte en la “Igualdad de derechos de Hombres y mujeres” es al mismo tiempo contradictorio y maravilloso. Contradictorio porque en la misma línea no da igualdad en el lenguaje a la hora de hablar de los derechos fundamentales, pero maravilloso que se añada como punto porque reconoce que es una situación que no se da)

Considerando que los Estados Miembros se han comprometido a asegurar, en cooperación con la Organización de las Naciones Unidas, el respeto universal y efectivo a los derechos y libertades fundamentales del hombre, y

Considerando que una concepción común de estos derechos y libertades es de la mayor importancia para el pleno cumplimiento de dicho compromiso;

LA ASAMBLEA GENERAL proclama la presente DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS como ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y aseguren, por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, su reconocimiento y aplicación universales y efectivos, tanto entre los pueblos de los Estados Miembros como entre los de los territorios colocados bajo su jurisdicción.

Artículos

Artículo 1.
Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

(Hermoso artículo, lástima que no sea algo asumido universalmente. Ni todo el mundo piensa que ha de ser libre – tratas, esclavitud, explotación…- ni son iguales –racismo, misoginia…- ni la humanidad se comporta, en general fraternalmente los unos con los otros…sino desde luego ésta web, así como cualquier otra que denuncia la situación injusta de un hecho, nunca habrían existido)

Artículo 2. 

Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.

(Sería un poco continuación al apunte anterior. Como seres humanos/as deberíamos tener asumido que todos tenemos los mismos derechos y libertades independientemente de la suerte que hayamos tenido al nacer. Valemos todos igual… pero asumámoslo, esa lotería de nacimiento, ya te da ventajas y desventajas y todo el mundo lo asume.La carrera de la vida, no empieza de la misma manera para todos)

Artículo 3.
Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

(Temas espinosos… derecho a la vida, libertad y a la seguridad.Antes de empezar a formular inquietantes preguntas, vamos a recordar lo que se digo al final de la introducción. La reflexión que se hace de cada artículo va vinculado a un tema de género. Feminomenas es consciente de que ésto es aplicable a TODAS las situaciones de vulneración de derechos y libertades, pero al hilo lógico de la web, nos vamos a centrar a lo que nos concierne.

¿A cuántas mujeres se les niega estos 3 pilares fundamentales de integridad física y psíquica en el mundo? No vamos a hablar de países en vías de desarrollo, porque es demasiado fácil ver la paja en el ojo ajeno… ¿en cuántos países desarrollados, occidentales, se da que NO puedes tener derecho a la vida porque el cónyuge asesina a su mujer porque era suya o de nadie más? ¿Cuántas mujeres han vuelto a casa por la noche solas con las llaves en mano, mirando a su espalda por que NO se sienten seguras porque NO sería la primera vez ni la última que un/unos desconocidos/s les han asaltado/baboseado en la calle?  ¿Cuántas mujeres NO han dicho lo que realmente querían, deseaban o sentían por temor a ser juzgadas, señaladas o repudiadas?)

Artículo 4.
Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas.

(Trata de personas – en su mayoría mujeres y niñas/os… no decimos más. Pero la servidumbre y esclavitud no solo se dan en el ámbito laboral… ¿Cuántas mujeres son sirvientas en sus propias casas?)

Artículo 5.
Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

(Es un bonito concepto, que se liga al respeto de la integridad física y psíquica…pero es un secreto a voces que esto no está respetado por muchos países, sociedades, personas, familias , hijos y parejas…)

Artículo 6.
Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica. (capacidad suficiente para contraer obligaciones y realizar actividades que generan plena responsabilidad jurídica, frente a sí mismos y frente a terceros.)

Artículo 7.
 
Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.

(Aún es muy pronto para meternos en polémicas tales como – los hombres son vulnerados por la Ley de Violencia de Género- pero evidentemente la justicia a veces ciega, a veces tuerta y a veces muy lúcida, da formas de defensa a todas las personas, hombres y mujeres, al menos en los países occidentales (en mayor o menor medida). Lo único que hay que hacer es mirar más allá de nosotros mismos, y ver que la ley contempla cauces para (casi) todas las situaciones, ya que por ejemplo un caso de violencia y acoso entre menores en un instituto no estará por la legislación de violencia doméstica. Ya que las soluciones y medidas que se adquieren para cada caso está en relación con los estudios previos para ver sus causas, sus causantes y qué medidas específicas se han de asumir según esas investigaciones… es absurdo pensar que todo ha de ser igual, porque ni las personas, ni las causas, ni el hecho es el mismo)

Artículo 8.
Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley.

Artículo 9.
Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.

Artículo 10.
Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal.

Artículo 11.
(1) Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa.
(2) Nadie será condenado por actos u omisiones que en el momento de cometerse no fueron delictivos según el Derecho nacional o internacional. Tampoco se impondrá pena más grave que la aplicable en el momento de la comisión del delito.

(Siguiendo la idea de la aclaración anterior, una cosa es que se presuma la inocencia, y otra es que, por presumir inocente a alguien, la denunciante o víctima de un delito de maltrato se quede vulnerable en su protección y seguridad hasta que no se pruebe. A todo el mundo nos gusta sentirnos seguros si damos el paso de denunciar una injusticia hacia nosotros, y le echo de que se tenga que probar, no quiere decir que se tenga que quedar expuesta la persona denunciante… todo el mundo conocemos los “arrebatos”)

Artículo 12.
Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.

(La honra y reputación, el honor es un punto muy controvertido en temas de género. Aun se sigue matando mujeres por limpiar el honor de la familia. Aun se sigue temiendo denunciar violaciones por miedo a manchar la reputación de sí misma o de su familia… aun en twitter se sigue viendo escarnios públicos de personas anónimas llamado “puta” a mujeres con A pesar de la reciente legislación sobre ello, aun se sigue dando el Pornovenganza – subir fotografías eróticas de la pareja/expareja a internet sin su consentimiento con ánimo de venganza y así mirar el honor y reputación de ella. En España no fue hasta la reestructuración del código penal, en su artículo 197.7. cuando se empezó a regularizar y penar dicha práctica…. En la que el 90% de las víctimas del revenge porn son mujeres y luego el acoso posterior de los consumidores de éste tipo de material)

Artículo 13.
(1) Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.
(2) Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.

(Relacionándolo con el tema de la Violencia de Género, más de una ha tenido que coger maletas e hijos y mudarse a otra ciudad, sin posibilidad de circular libremente ni a elegir su residencia en el territorio de su propio Estado)

Artículo 14.
(1) En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.
(2) Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial realmente originada por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

Artículo 15. 

(1) Toda persona tiene derecho a una nacionalidad.
(2) A nadie se privará arbitrariamente de su nacionalidad ni del derecho a cambiar de nacionalidad.

Artículo 16.
(1) Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia, y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.
(2) Sólo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse el matrimonio.
(3) La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado.

(Es cierto que el tema de los matrimonios forzosos en muchos países es algo arcaico, pero no por ello ha desaparecido. Muchas niñas/mujeres aún son obligadas a casarse con personas mucho más mayores que ellas, para ayudar a salir de la miseria a sus familias siendo una boca menos que alimentar, o con sus violadores para preservar el honor familiar)

Artículo 17.
(1) Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente.
(2) Nadie será privado arbitrariamente de su propiedad.

(Demos las gracias a todas esas feministas pioneras que, tras conseguir el sufragio universal, hace menos de 100 años, lucharon por que la mujer tuviera su derecho a la propiedad y al manejo de sus propios bienes sin necesitar consentimiento paterno o del marido)

Artículo 18.
Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

Artículo 19.
Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

(Y volvamos a las redes sociales… ¿Cuántas personas no han sido insultadas desde el anonimato – o no- en Facebook o twitter por expresar su opinión en algún tema polémico –o no.? ¿Cuantas sentencias hay ya en España por tweets considerados tan peligrosos como una bomba? ¿Cuántas vecemos hemos tenido que escuchar “Feminazis o Hembristas” cuando hemos expresado nuestro disgusto ante hechos injustos y que menoscababan las libertades y derechos de las mujeres en cualquier ámbito?)

Artículo 20.
(1) Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.
(2) Nadie podrá ser obligado a pertenecer a una asociación.

Artículo 21.
(1) Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos.
(2) Toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones públicas de su país.
(3) La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto.

(En España, se ha visto la necesidad de que se regule la Igualdad para obligar a que se produzcan los cambios necesarios para conseguirlo… ya que se solía mostrar una reticencia generalizada a hacer acciones, y no solo a asentir de boquilla. Gracias a la incorporación de Leyes como Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres – que en un futuro analizaremos en Feminómenas- se ha empezado a introducir los cambios necesarios en la legislación para que se aplique en el ámbito público. Ya que recordamos que según nuestra Constitución en el artículo 9.2:” Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social”. Es decir, tras las investigaciones oportunas que se pueden ver en cualquier plataforma oficial de datos, se vio que al no haber una igualdad en dicho acceso a las funciones públicas, el estado debía de intervenir para garantizar esa igualdad para todos los ciudadanos/as. … Lo que pasa que aun sobrevuelan cosas como “el techo de cristal”, “la doble jornada” “la falta de conciliación laboral y familiar”… que hace difícil conseguir la plena igualdad”).

Artículo 22.
Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.

Artículo 23.
(1) Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.
(2) Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual.
(3) Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social.
(4) Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses.

(No nos vamos a meter en el tema del salario, ya que no queremos que nos salga una ulcera sangrante tan pronto, ya que en España lo de “Remuneración equitativa y satisfactoria” brilla por su ausencia. Pero a pesar de que el artículo pide la libre elección de trabajo en condiciones equitativas… sabemos todos que esto no se cumple plenamente ni en los supuestos países desarrollados. El acceso laboral de las mujeres es mucho más complicado que el de un hombre.  Si eres mujer en edad fértil, la baja por maternidad y el cuidado de tus retoños sobre vuelta tu cabeza, además que el 80% de las bajas o reducciones por cuidado familiar son de mujeres en España, por lo que una mujer en una empresa parece que a priori reporta más problemas que un hombre. Sin contar con el desequilibrio en los sueldos realizando un mismo trabajo ambos. En otra entrada hablaremos del acoso sexual en el trabajo.

Según el informe del Instituto de Política Familiar “Conciliación de la Vida Laboral y Familiar en España” (2015), el 18% de las trabajadoras embarazadas sufre presiones por su empresa debido a su maternidad y cerca del 25% de embarazadas de entre 18 y 25 años acaban siendo despedidas.

De acuerdo con el Informe Anual de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social referente al 2014 (último año del que hay datos) en materia de discriminación salarial se llevaron a cabo 466 Inspecciones. De las 466 empresas inspeccionadas, se ha detectado la existencia de 4 empresas en las que existía discriminación salarial por razón de sexo.)

Artículo 24.
Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas.

(Sin las denominadas “cargas familiares” esto puede resultar más fácil conseguir, pero con la incorporación al trabajo de la mujer, con la doble jornada es algo un poco complicado de conseguir. Es verdad que se tiende a concienciar en el reparto en tareas y en la corresponsabilidad, pero es aún una asignatura pendiente en las casas)

Artículo 25.

(1) Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.
(2) La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales. Todos los niños, nacidos de matrimonio o fuera de matrimonio, tienen derecho a igual protección social.

(Las pensiones de viudedad en España surgieron como una forma de protección a la mujer, ya que al ser el marido quien traía el dinero a la casa, era el que cotizaba o quien podría disfrutar de la pensión por jubilación. Cuando moría la mujer y sus hijos se quedaban desamparados, ya que al no permitir o no estar bien visto que ella trabajase, se quedaba en una situación de completa vulnerabilidad. Gracias a éste tipo de ayudas, podían contar con unos ingresos para sobrevivir)

Artículo 26. 

(1) Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos.
(2) La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.
(3) Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.

(Éste punto parece que es algo muy asumido ya por todas las personas….pero recordamos que aún hay personas que disparan a niñas por querer acudir a la escuela y educarse. El conocimiento y la educación nos hace libres y menos proclives a la manipulación y a la sumisión  )

Artículo 27. 

(1) Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.
(2) Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.

Artículo 28.
Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.

Artículo 29.
(1) Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad, puesto que sólo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad.
(2) En el ejercicio de sus derechos y en el disfrute de sus libertades, toda persona estará solamente sujeta a las limitaciones establecidas por la ley con el único fin de asegurar el reconocimiento y el respeto de los derechos y libertades de los demás, y de satisfacer las justas exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general en una sociedad democrática.
(3) Estos derechos y libertades no podrán, en ningún caso, ser ejercidos en oposición a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

Artículo 30.
Nada en esta Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración.

 

 

“Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad, puesto que sólo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad.”

 

Ésta Declaración sentó las bases de pensamiento y legislativas para hacer del mundo un lugar más justo, igualitario, equitativo y amable. Puede que no sea un texto vinculante, pero va contra toda lógica no querer incorporarlo y que sea de obligado cumplimiento por todos aquellos y aquellas que nos hacemos llamar seres humanos/as.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *